Punchmaster, Coilmaster Jr. y TP-480

La Vida en un Mundo Mecanizad

Optimum Bindery fue fundada en 1990, por Frank C. y Joseph F. Frisoni, Jr., en Nashua, N.H. Frank ha estado en el encuadernado desde mediados de la década de 1960, comenzando por aprender a usar la maquinaria y luego escalando posiciones en la industria. Sus puntos fuertes eran el doblado y el engrapado, y se creó fama como identificador de problemas. Los clientes lo llamaban cuando se topaban con dificultades, y Frank les creaba esquemas y configuraciones para resolver los problemas. Muchos años le dijeron que debería tener su propia empresa, y por eso Frank fundó Optimum Bindery.

Frank Frisoni
Frank Frisoni, propietario, con su
Sterling Punchmaster®

La intención era abrir un negocio de servicios integrales, con engrapado, encuadernado a la rústica y cortes al troquel. Habiendo comenzado con unas cuantas máquinas básicas en una planta de 3000 pies cuadrados (280 m2), la compañía fue expandiéndose hasta tener tres encuadernadoras, seis cortadoras, varias plegadoras y una encuadernadora a la rústica Kolbus, en una nave de más de 21,000 pies cuadrados (unos 2,000 m2). Optimum tenía una clientela muy fiel, debido a su compromiso de siempre entregar a tiempo trabajos de la más alta calidad. Pero algo le seguía haciendo falta.

Frank había considerado la encuadernación mecánica desde hacía años, pero nunca había sentido la necesidad de invertir en esos equipos. Así como estaba, Optimum Bindery ya era una industria diversificada, con trabajos suficientes para ocupar a su personal y llenar el espacio disponible. Pero Frank vio que la economía estaba cambiando, y decidió que a su compañía quizá le iba a hacer falta cambiar. "Allá por 2003, nos llamaban cada vez más frecuentemente pidiendo encuadernados mecánicos", cuenta Frank. "Era imposible ignorarlo. Más de la mitad de nuestros clientes quería esos trabajos. Algún tiempo los rechazamos, pero luego comenzamos a investigar los equipos requeridos. Si ya teníamos una clientela establecida que los solicitaba, obviamente necesitábamos contar con equipos establecidos para seguir vendiendo."

Frank ya había hablado de encuadernado mecánico con varias compañías, antes de decidirse a agregar esas funcionalidades a Optimum Bindery; pero a la postre se decidió por Spiel Associates. "David Spiel fue el único que realmente nos respondió. Me llevó de la mano acerca de lo que necesitaba yo tener. Cuentan con casos de ejemplo y artículos sobre cómo hacerlo, que te ayudan en los primeros pasos para la compra de los equipos más idóneos. Además, sus videos demuestran cómo opera realmente cada aparato. Para no hacerles el cuento largo, David me llamó un año después, preguntando si yo iba a asistir a la feria On Demand de Boston. Le dije que no iba a poder ir, así que hicimos el trato en ese mismo momento."

David quedó sorprendido de que Optimum Bindery no tuviera ningún equipo de encuadernado mecánico. "Generalmente cuando visitas a un encuadernador, te encuentras algunas máquinas manuales de espiral. Pero ellos no tenían ninguna, así que tuvimos que empezar de cero. Frank no sólo quería comenzar con espirales de plástico; quería encuadernar con peines de alambre doble y tener todas las posibilidades cubiertas", explicó Spiel.

Frank determinó que le convenía comenzar con equipos de alta velocidad. "Aquí hacemos corridas de 25,000, 50,000, 250,000 ejemplares. No íbamos a poder enfrentar eso con equipos manuales de mesa", recuerda. "Comenzamos con la novedosa máquina Sterling Coilmaster Jr.® de Spiel. En realidad queríamos equipos totalmente nuevos, pero Spiel tenía una Sterling Punchmaster como nueva, de segunda mano pero reacondicionada, y nos pareció la mejor solución. Eso nos dio el capital adicional para adquirir una encuadernadora de alambre Rilecart nuevecita, con volteadora de pastas automática. Nos ahorra montones de labor manual", comenta Frank.

Cuando los libros se encuadernan con alambre, se requiere que la espiral se cierre entre la última página y la tapa de atrás, para que no se noten las "costuras" y el libro sea fácil de abrir. Eso exige que el operario cierre la pasta de atrás, cerrando el libro para enviarlo al usuario. La máquina Rilecart TP-480 semiautomática facilita que un operario se dedique a encuadernar los libros , mientras que el empacador pone rápidamente los libros en las cajas.

Pero Frank enfrentaba un problema, el mejor de los problemas: demasiados encargos. "Decidimos probar el mercado con una encuadernadora de espiral pequeña, y se nos vino encima un tsunami. Nuestro primer trabajo fue de 30,000 ejemplares y se avecinaban dos trabajos más, de volumen similar."

El perforado no era problema. La Sterling Punchmaster perfora más de 100,000 hojas por hora, pero Optimum no podía con el encuadernado. A menos de tres semanas de comenzar a hacer encuadernado mecánico, Frank tomó la decisión de comprar una máquina más grande y rápida. "Me decidí a irme a lo grande y comprar una formadora y encuadernadora de espiral plástica en línea, el sistema de Sterling Coilmaster III. David tuvo la amabilidad de prestarme otra CoilMaster Jr. y eso me permitió terminar el trabajo que ya tenía", explicó Frank.

An operator runs the Sterling Coilmaster Jr. ®
Un operador trabaja con la Sterling Coilmaster Jr. ®

La Sterling Coilmaster® fue la primera insertadora automática y, en línea con la Coilmaker, el primer sistema en línea de moldeado e insertado. Va formando la espiral plástica a medida que se necesita, a partir de carretes de material. "Teníamos ya varios empleados con experiencia en diversas máquinas perforadoras y de encuadernado mecánico, pero el técnico de Spiel estuvo con nosotros, ayudando en la instalación y dándonos capacitación sobre los nuevos equipos. ¡Y luego vino lo divertido! Yo no sabía nada sobre la compra de espirales ni de alambres, pero David se portó maravillosamente, ayudándonos con los primeros trabajos", explicó Frank. "Tanto Michael (Spiel) como David han dedicado mucho tiempo al teléfono conmigo, determinando qué calibres de plástico y de alambre eran los mejores para cada trabajo. Parte de mi nueva curva de aprendizaje fue tener que comenzar a hablar en medidas métricas. Actualmente ordenamos nuestras espirales y alambres a través de Spiel Associates y generalmente nos llegan en un par de días."

Frank está muy contento con la entrada de su compañía al mundo del encuadernado mecánico. Tiene comprometidos trabajos que mantendrán su taller trabajando 12 horas diarias la semana que viene. Con su perforadora automática, su encuadernadora de alambre, encuadernadoras de espiral de plástico de mesa y en línea, Optimum Bindery está bien encaminada hacia el mundo mecanizado.