Perforación para Espirales de Plástico

PERFORAR PARA encuadernar por espiral es cuestión difícil, y es aún más complicada si la espiral es de plástico. Perforar para insertar peines de alambre doble siempre ha sido sencillo; simplemente se abre el troquel, se pone la hoja contra los topes y se desplazan los punzones más cercanos a los bordes de la hoja. No hay peligro alguno de perforar un agujero parcial. Usted se da el lujo de centrar su hoja y producir un margen generoso y atractivo (margen es la distancia entre el primero o último de los hoyos y el borde superior o inferior del libro).

Perforación para Espirales de PlásticoPero perforar para insertar espirales a veces no es tan fácil. Si tiene usted una máquina de espiral plástica capaz de manipular la espiral antes de su inserción, considérese afortunado: la mayoría de las máquinas no hacen eso. Por lo tanto, está usted limitado al paso que la espiral tenga. Usemos el espaciado más común en la industria, el de medida 4:1.

Hace mucho tiempo, el encuadernado por espiral metálica usaba un paso 4:1 (o, en Europa, una distancia entre centros de 6 mm). Pero en aquellos tiempos dorados, los hoyos eran pequeños, de 9⁄64˝ (3.5 mm). Solamente se usaba alambre muy delgado. El calibre de las espirales plásticas es mucho más grueso, en ciertos casos hasta de 1⁄8˝ (3 mm), y los hoyos de 9⁄64˝ ya no sirven. Los calibres estándar de las espirales de plástico van de .063˝ a .085˝ (1.5 a 2 mm).

Algunas personas habían recurrido a los hoyos ovalados. Los orificios ovalados fueron, muchos años, la manera aceptable de lidiar con los libros gruesos mediante la espiral de alambre y, durante cierto tiempo, incluso con espirales plásticas. La vieja norma era una matriz de doble "D". ¿Por qué doble "D"? Imagine dos letras D colocadas espalda con espalda y giradas contrarreloj 90 grados. En realidad, es un hoyo redondo con los lados recortados. Las matrices de doble "D" solían ser de 9⁄64˝ (3.5 mm) de ancho y de 11⁄64˝ (4.365 mm) de alto.

Eso, obviamente, ayudaba en la inserción de espirales de alambre y la preparación manual de libros con espiral plástica. Sin embargo, los troqueles ovalados son mucho más caros que los de hoyos redondos, ya hay que hacerlos por maquinado por descarga eléctrica, es decir, a láser. Pueden costar hasta 2,500 dólares más que un troquel para hoyos redondos.

Esos hoyos resultaron demasiado estrechos cuando se popularizaron las máquinas automáticas de espiral plástica. Si bien los orificios tienen la altura suficiente, las máquinas automáticas, que insertan la espiral horizontalmente, necesitan más holgura o "juego" lateral. Así se desarrolló un nuevo estándar: el hoyo redondo de 11⁄64˝ (4.365 mm). Y esto se ha convertido en el hoyo normal para espiral plástica en nuestra industria.

Sin embargo, esos hoyos más amplios condujeron a otro problema: si uno intenta acomodar 43 hoyos redondos de 11⁄64˝ en cada hoja, no hay dificultad.

Simplemente se jalan los topes de las orillas como si fuera para peine de alambre doble, y se centra la hoja antes de perforarla. Si usted tiene una máquina capaz de estirar la espiral al comenzar y acabar su inserción para sortear el margen más ancho, no hay problema. Pero de nuevo, son pocas las máquinas que pueden hacer eso.

Por lo tanto, el margen no puede ser mayor que el "puente" (es decir, el paso o la distancia entre dos hoyos). Podría ser imposible estirar la espiral que va girando para entrar. La distancia entre el borde de entrada del libro y el primer agujero no puede ser mayor que el tamaño del paso, es decir, la distancia entre centros de los hoyos. Es imposible desplazar los topes y centrar la hoja antes de perforarla. Entonces, se hace necesario perforar los 44 hoyos en una hoja de 11˝ (279 mm).

Eso condujo a otro problema: 44 hoyos redondos de 11⁄64˝ no se acomodan de manera atractiva en una hoja de 11˝ (o A4). Nos van a dejar un margen muy estrecho, que los clientes nunca aceptarían.

Lo que muchos fabricantes hicieron fue inventar un nuevo paso, de .2475˝ entre centros. Estamos hablando de un hoyo cada .2475 de pulgada. Pero el problema era que el hoyo seguía siendo demasiado pequeño para adaptarse a muchas de las encuadernadoras automáticas de espiral plástica. Si se hacían los hoyos más grandes, se estaría perforando hoyos parciales en los bordes de la hoja.

La solución fue utilizar punzones y matrices ovales. No el troquel tradicional, sino un conjunto de mayor tamaño, con el óvalo de 11⁄64˝ (4.365 mm) de ancho y 7⁄32˝ (5.5 mm) de alto. Esto permitía hoyos más grandes, pero sin perforar demasiado cerca de los bordes de la hoja. Y también obligó a los clientes a comprar troqueles nuevos para sus máquinas, con esas distancias entre centros.

Si usted le pregunta a un distribuidor de equipo para espiral por qué se requieren matrices ovaladas y le contesta que es porque la espiral va a poder entrar más fácil al insertarla, usted cuestiónele por qué la espiral se deslizaría más fácilmente que en un hoyo redondo de tamaño semejante. La respuesta: no es por la velocidad al insertar la espiral. La verdadera justificación de los agujeros ovalados es que permiten un margen más ancho que los agujeros redondos.

Ciertas encuadernadoras por espiral pueden usar solamente este nuevo paso de .2475˝ en todo tipo de libros. Algunas pueden usar un paso 3:1, pero eso se verá poco atractivo en los libros delgados. Ciertas encuadernadoras pueden usar cualquier paso (o distancia entre centros). Lo recomendable es recurrir a pasos mayores cuando el diámetro de la espiral del libro rebasa los 22 mm. Los tamaños más populares son 3:1, .312˝ y 2.5:1. ¿Por qué?

Los libros gruesos se encuadernan con mayor facilidad si se usa menos espiral. También requieren el uso de espiral de mayor calibre para resistir la masa de un libro más pesado. Un libro de 30 mm se ve mejor si el paso es de 3:1 que de 4:1. Al encuadernar libros gruesos, le convendría usar hoyos redondos u ovales más grandes. Y si usa hoyos más grandes, quedarían demasiado apiñados si el paso fuera de 4:1.

Los hoyos más grandes permiten diámetros y distancias mayores y permiten que entre más libremente una espiral de mayor calibre. El costo de las espirales a paso de 3:1 es 25 por ciento menor que si el paso es de 4:1. ¿Hace falta decir más?

Para ahorrarse dinero, tiempo y molestias, averigüe lo siguiente antes de adquirir su encuadernadora de espiral:

  • ¿Tendré que comprar troqueles nuevos para usar esta encuadernadora de espiral?
  • ¿Qué tamaño de hoyos deberé perforar?
  • ¿La máquina podrá armar libros con hoyos redondos y ovalados?
  • ¿Qué paso (distancia entre centros) debo usar al perforar para esta encuadernadora?
  • ¿Puedo usar distintos pasos?
  • ¿Puedo acomodar los topes antes del perforado y centrar la hoja como se hace en los trabajos con peine de alambre doble?

Son preguntas de las que nunca se arrepentirá.