Hoyos y Cómo los Hacemos

Holes And How We Make Them

Marzo de 2004 Por David Spiel

Me llama un cliente y dice que quiere adquirir una perforadora de tres hoyos, pero yo le digo que en realidad no es eso lo que desea. Para evitar caer en una rutina tipo Abbott y Costello, le explico que un taladro usa brocas giratorias para agujerar el papel, y que una perforadora usa punzones y troqueles (macho y hembra) oscilantes para abrir paso a través del papel: un perno sólido empuja el papel a través del agujero hembra y el desperdicio sale por debajo. Una broca corta el papel al girar y el desperdicio es despedido a través de su eje hueco, saliendo por encima.

¿La diferencia? Velocidad, precisión, versatilidad y costo.

Comencemos con la velocidad. El equívoco más común en esta área de nuestra industria es que una perforadora automática es más rápida que un taladro. Les aseguro que eso no es cierto. De hecho, el más lento taladro para tres hoyos es más veloz que la más rápida de las perforadoras automáticas. El más lento de los taladros de tres hoyos puede agujerar un bloc de 2 pulgadas en cada ciclo.

¿Cuántos ciclos se pueden tener en un minuto? La perforadora más veloz sólo puede agujerar 7 pulgadas de material por minuto. Si se puede taladrar cuatro blocs de material por minuto, ya llevamos ventaja. Un buen operario puede taladrar seis o siete blocs por minuto. Dado que muchos taladros son capaces de agujerar blocs de dos o tres pulgadas, se hace aún más evidente que taladrar es más rápido.

Hablemos de Materiales

Los únicos materiales que claramente conviene más perforar que para taladrar son el plástico y el vinilo. Aunque los dos se pueden taladrar (si el ciclo es rápido y la velocidad de rotación es lenta), idealmente lo mejor es perforarlos. EL calor y la fricción tienden a derretir estos materiales y dejan residuos en el interior de la broca. Si el plástico se llega a endurecer dentro de la broca, más nos valdrá echarla a la basura. Hay operarios que prefieren perforar los materiales con barniz muy grueso, en lugar de taladrarlos.

La decisión es a cara o cruz. También depende de qué tan afilados están sus brocas o sus punzones. Las brocas necesitan reafilarse cada tres o cuatro horas de uso. Las matrices de perforar necesitan afilarse solamente dos a tres veces por año.

Muchos clientes preguntan: "¿Cuántas hojas de papel puede perforar por ciclo?" La pregunta no es muy adecuada. Si usted siempre perfora la máxima cantidad de papel que la perforadora permite, es más probable que las hojas de enmedio del bloc tendrán los hoyos irregulares y habrá que reponer los punzones más seguido. Y los punzones y troqueles no son baratos. El punzón y troquel de una perforadora automática de uso rudo deberían durar más de 10 años. Mejor pregunte: "¿Cuántos ciclos por minuto puede perforar?" Una perforadora rápida puede hacer más de 100 ciclos por minuto. Si promediamos 10 a 15 hojas por ciclo (lo cual no dañará nuestros herrajes), estamos hablando de 75,000 hojas por hora. Por supuesto, un operario bueno puede lograr cifras incluso mejores.

Sin embargo, si lo que busca usted es precisión, entonces debe optar por la perforadora. La única razón para perforar patrones de tres, cinco o siete hoyos redondos es si el resultado necesita ser absolutamente preciso. El taladrado siempre trae consigo un poco de error humano. ¿Se vibró el papel perfectamente contra el escantillón lateral? ¿Y contra el tope de atrás? ¿Realmente se vibró al colocarlo? Las buenas perforadoras automáticas hacen el registro por los cuatro bordes y nos ahorran la preocupación, siempre y cuando la máquina esté ajustada apropiadamente.

Hay perforadoras manuales de mesa o de piso. Las perforadoras de piso generalmente las usan quienes tienen perforadoras de piso pero tienen trabajos que no se pueden perforar automáticamente; el tiro es demasiado grande, pequeño, grueso o delgado o de forma irregular, o de bajo volumen, para configurarlo en una perforadora automática. Las perforadoras de mesa generalmente son la elección para tiradas cortas.

Hay perforadoras en línea para perforar directamente antes de las engrapadoras, dobladoras o armadoras de folletos. No hay que confundirlas con los accesorios que se incorporan a las desbastadoras de tres cuchillas, los cuales requieren mucho tiempo para configurarlos y que pueden perforar solamente folletos muy delgados. Las perforadoras en línea se pueden acercar sobre sus ruedas junto a cualquier máquina compatible, configurarse rápido y ser alimentadas según la demanda. Algunas de estas máquinas pueden perforar folletos hasta de 1⁄4 de pulgada de espesor.

Diversas Opciones

Las perforadoras automáticas varían mucho en su costo y versatilidad. La alimentación es lo más importante. Muchas de las perforadoras nuevas se alimentan por gravedad. Un pequeño brazo separa cierta cantidad de hojas de un bloc. Y luego caen directamente al cabezal perforador, algunas sobre su borde, algunas horizontales. Luego son agitadas para acomodarlas y finalmente se perforan. La estática y el ondulado y el rizado pueden causar diversos problemas con este método de alimentación, y seguramente los causarán. Resolver problemas de estática no es fácil, y de nada sirve utilizar una tira de oropel para eso. El mejor método de alimentación es un sistema de cuchilla separadora y pinza.

Punching Holes

La cuchilla separadora se inserta en el bulto de papel, agarrando el lote pequeño de hojas y jalándolo hacia las bandas transportadoras. Este sistema es bastante menos susceptible a la estática o a la deformación del papel. Algunas máquinas ofrecen un alimentador neumático, que permite al usuario surtir una sola hoja cada vez. Esto es especialmente importante cuando se están alimentando cartulinas o signaturas.

El correcto registro (alineamiento) de las hojas es importante por cuestiones de precisión, pero aún más por razones de velocidad. Una máquina que empareja por los cuatro bordes es lo ideal. Centrar la hoja es absolutamente indispensable. Esto implica configurar una de las guías laterales con precisión y luego acomodar la otra guía lateral. En ocasiones va usted a tener que correr de un lado de su máquina al otro, y hacerlo varias veces. Hay máquinas que cuentan con un micrómetro que desplaza sus guías de manera sincronizada, para ahorrarle ese paso.

Ciertas máquinas sólo pueden perforar cerca del lomo; otras pueden perforar en cualquier parte de la hoja. Esto último es muy útil si deseamos perforar ventanillas, ranuras, lengüetas, etc. El punzonado sirve para muchas cosas más, no solamente para encuadernar con espiral o peines de alambre doble. Asegúrese que su máquina cuente con detectores de atascos, o que sea capaz de dar reversa en caso de que algo se atore; así se ahorrará mucho tiempo y papel.

El área de salida es otro factor. Hay tres sistemas principales: una pisahojas o emparejadora, una apiladora que se va acomodando según la carga, o una banda transportadora. El pisahojas / emparejador es bueno, pero recuerde que si estamos perforando 6 o 7 pulgadas de papel cada minuto, esa bandeja se va a llenar cada 20 a 30 segundos. La mayoría de los operarios trabajan su perforadora despacio porque no pueden descargarla lo suficientemente rápido, o trabajan en pareja, alternándose para tomar el papel. Y el jefe no estará contento con ninguna de las dos alternativas. Las apiladoras ajustables permiten pilas de papel mucho más altas, pero también hay que parar la máquina, descargar el altero, y reiniciar todo, antes que el operario pueda seguir procesando el trabajo.

Un sistema transportador, por otra parte, le permite al operario manejar su tiempo. Puede controlar la velocidad de la banda para poderla descargar al ritmo que él trabaja, independientemente de los ciclos por minuto que rinde la máquina. Es más, el operador puede inspeccionar el trabajo después que se perfora, o si lo prefiere, pasarlo por una emparejadora después de salir de la banda transportadora. De cualquier modo, el operario tiene opciones, lo cual se traduce en mayor versatilidad.

Cuando esté pensando en adquirir una perforadora automática, hágase las preguntas siguientes:

  • ¿Cuáles son los tamaños máximo y mínimo de hoja que maneja?
  • ¿A qué velocidad trabaja?
  • ¿Su sistema de salida permite que la maneje un solo operario?
  • ¿Cómo funciona el alimentador?
  • ¿Esa máquina puede trabajar signaturas, folletos o cartones?
  • ¿Qué cantidad de desperdicio de papel se puede esperar?
  • ¿Se dispone localmente de piezas de repuesto?

Taladrar más de 10 hoyos en la hoja es contraproducente. En ese punto, conviene más perforar los hoyos. Las pasadas múltiples con brocas pueden ocasionar errores; y mientras más pasadas sean, más errores pueden ocurrir.

Perforar los hoyos para espiral de plástico en paso 4:1 es una tontería. Los punzones son más versátiles, naturalmente, porque pueden perforar orificios de cualquier figura. Los precios de los taladros van de los 5,000 a los 20,000 dólares. Las perforadoras oscilan entre los 8,000 y los 50,000 dólares.

Entonces, si le conviene usar brocas, siga taladrando. Quizá algún día encuentre petróleo.